Sala 2

Marcela Villagrán - Danza Espiral

 

El canto se crea ascendiendo en espiral.

Las voces se funden en una armonía infinitamente modulada.

El círculo está envuelto en un cono de luz.

“La danza espiral” Valentine Starhawk

La violencia de género, el racismo y la opresión de la mujer son los temas que exploro en esta instalación. Utilizo la espiral ascendente y la sombra como símbolos para crear este trabajo.


Relaciono la espiral—línea curva que comienza en un punto central del cual se aleja progresivamente a la vez que gira alrededor de él—con una danza, con la energía expansiva y transformadora de la mujer, fuerza ascendente que se agranda, se libera,
sube y se hace visible. 
Tomo la sombra como uno de los arquetipos principales de lo inconsciente colectivo, como expresión del aspecto inconsciente de una sociedad que invisibiliza.

 

“Uno no se ilumina imaginando figuras de luz, sino haciendo consciente la oscuridad”.  Carl Gustav Jung


Esta instalación está dividida en dos partes, una sobre las paredes y otra en el centro de la sala.

Sobre las paredes


La idea es escribir con carbonilla historias de mujeres víctimas de femicidio, violencia de género, discriminación, abuso, etc. Esos textos, en conjunto, dibujarán en la sala la imagen de la sombra, simulando también por espacio negativo la luz que entraría por la ventana.

 


Centro de la sala


La espiral estará representada por piezas de cerámica que representan el cuerpo femenino en diferentes posturas. Las primeras piezas irán apoyadas sobre el piso en el centro de la sala, y a medida que se asciende serán colgadas con  tanzas, dibujando una especie de vórtice ascendente.

Serán cientos de piezas de cerámica cocida en horno (bizcocho) y con técnica rakú, para generar diferentes tonalidades.

umbral