Baulera

Marcos Tumulty - Sedimentos

Cuando me topé con la convocatoria de Umbral, vi las imágenes de la baulera y supe instantáneamente que ese era el sitio que debería usar. La pregunta que me atravesó la mente fue ¿Porque está vacía?. Es lógico el motivo, pero la sensación que me produjo este lugar fue de
despojo. Lo que me hace querer ocupar por completo, ese espacio destinado al guardado de objetos y recuerdos.


En un primer intento de proyectar el cómo y el qué debería estar llena la baulera, me convencí de que realmente no está vacía. Los recuerdos que algún día guardó, deben permanecer ahí de alguna forma. Y tan solo debería materializarlos y hacerlos visibles.

 

En base a esta premisa, imagino que los recuerdos tomarían forma de capas hechas de lana tejida, cubriendo el suelo de punta a punta; apilándose unas sobre las otras; como capas de sedimentos geológicos ocupando cada centímetro disponible.

 

Dejando la puerta del lugar como un muro de lana y nudos, donde con el pasar del tiempo se fue tapando poco a poco, sin que nadie más pudiera entrar allí.


Desarrollé distintos bocetos y maquetas para poder visualizar cómo se vería, si se pudiera materializar lo cobijado por ese lugar.

 

Diseñé patrones para realizar los tejidos y serían necesarias
al menos 400 capas tejidas y 120 kilos de lana para llenar la baulera.

umbral